Encuentranos también en

25 de Julio del 2017
Inicio / Noticias / Empresas no respetan beneficios de la credencial del Inapam

Noticias

Empresas no respetan beneficios de la credencial del Inapam

29 Octubre 2012


A raíz de las denuncias presentadas ante la redacción de LA GACETA, por parte de ciudadanos, quienes afirman que no son beneficiados por parte de empresas que están inscritas ante el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) para realizar descuentos a la población, al presentar su credencial que los acredita como adultos mayores, sostuvieron que las estrategias de los prestadores de servicios son muchas, con tal de no hacerles efectivo el apoyo.
Ante estas inquietudes, tratamos de conocer la opinión de la delegada del Inapam en Sinaloa, licenciada Cinthya del Rincón Castro; tras constantes evasivas por parte de la dependencia no pudimos obtener respuesta durante más de tres semanas de espera e insistir para ser atendidos.
Para muchas personas llegar a los 60 años de edad significa que las preocupaciones, esfuerzos y sacrificios que vivieron a lo largo de su juventud se recompensarán y sólo está por venir una vida plena en compañía de los seres queridos.
Lamentablemente, en un inmenso número de casos esto no es así, pues después de arribar a las seis décadas, las personas mayores, son consideradas, por algunos, incluso la familia, como que se es viejo, que se llegó la hora del retiro o bien, ya no se es útil para nada.
Lo anterior, consideró Michelle Ramírez, es una idea equivocada que la sociedad se crea que a partir de cierta edad uno ya no “sirve” y se le desecha.
La sicóloga explicó que aunque se debiera de vivir un poco más tranquilo a partir de los sesenta años, donde significa que se dejó atrás una vida de mucho trabajo, en México, esto no es así, pues para muchas personas mayores, esta etapa los aleja de una vida laboral y los condena a prestaciones o derechos irrisorios, que lejos de ayudarlos a pasar el resto de su vida sin temores, los lleva a vivir diariamente con el Jesús en la boca.
“El cumplir sesenta años no significa el fin de una vida, pero lamentablemente el panorama que presenta el país para las personas que se encuentran dentro de esta edad no es el ideal”.
Y es que es a partir de esta edad, cuando las condiciones de vida para las personas son muy complicadas, pues se pierden oportunidades de trabajo, socialización, en algunos caso se sienten relegados o excluidos.
“El pensar que a los sesenta años la vida de acaba, es un terrible error, esto no significa que no se pueda tener una vida donde las emociones y actividades físicas o recreativas queden a un lado”, sostuvo la terapeuta.
Cabe señalar que las personas de la tercera edad, aún son capaces de formular decisiones y opiniones, las cuales no pierden validez. La familia debe ser más consciente al momento de tomar alguna decisión que los pudiera llegar hasta cierto grado a perjudicar, ya sea que vivan bajo el mismo techo o no.

LLEGAR A LOS 60 AÑOS
En México, según el Censo de Población y Vivienda 2010, poco más de 10 millones de individuos tienen más de sesenta años, y es a partir de esta edad cuando surge la ayuda por parte de programas federales para que la calidad de vida de estas personas sea lo más placentera posible.
Para ello, es necesario solicitar ante Inapam la credencial que acredita al portador como una persona que puede recibir beneficios y descuentos en alimentación, salud, vestido y hogar, recreación y cultura, transporte, etcétera.
Cabe señalar, que a pesar de ser un beneficio para cualquier persona que cumpla con el requisito de esta edad, quienes recurren con mayor interés a tramitar su credencial, son los ciudadanos de escasos recursos o bien de clase media-baja.
Aunque muchos se resisten a ser llamados personas de la tercera edad, lo cierto, es que a pesar de toda una vida de sacrificios y después del retiro laboral, no logran una pensión acorde a satisfacer sus necesidades, pues los salarios en el país dejan mucho que desear.
Don Santiago, a sus 65 años de edad, considera que no se siente viejo, al contrario, se siente capaz de seguir trabajando, pero tristemente, dice, no hay empresas donde le den oportunidad de desempeñarse.
“A uno lo orillan a que sea cuidacarro o paquetero en los centros comerciales, no nos dan más oportunidades y eso es triste, uno se siente inservible al ver que el gobierno no crea espacios laborales para nosotros, y no se diga de las “derechos” que tenemos por llegar a los sesenta años, porque dan risa”.
Hace poco más de tres años que cuento con mi credencial del Inapam, pero no me saca mucho de apuro, los descuentos a veces no los respetan, es muy poca la cantidad de rebaja, o simplemente hay establecimientos o servicios que no la aceptan, entonces, dónde está el apoyo por parte del gobierno, lamentó.
Don Santiago, manifestó que tanto las empresas y el gobierno deben de hacer convenios que realmente beneficien a este sector de la población, que aparte de no tener más ingresos, que la pensión, en algunos casos, no tenemos más de donde echar mano y apoyos reales son los que nos hacen falta.

CÓMO OBTENER LA CREDENCIAL DEL INAPAM
Si tiene sesenta años de edad o más, el gobierno federal lo apoya con los diferentes servicios y descuentos que el Inapam, organismo sectorizado a la Sedesol, le ofrece para que pueda vivir mejor. Obtener su credencial es muy sencillo, sólo tiene que acudir al módulo de afiliación más cercano a su hogar y presentar acta de nacimiento, en original y copia; identificación oficial, en original y copia, así como dos fotografías recientes tamaño infantil, de frente, sin anteojos, en color o en blanco y negro.
En Sinaloa, en cada municipio hay una oficina donde se “atiende” a los interesados que deseen obtener esta credencial. Redacción

Reportaje completo: Descargar


Compartir





Comentarios





CONTÁCTENOS

R. T. Loaiza #197-1 Pte.
C.P. 20180
Los Mochis, Sin. Mex.
Tel: (01 668) 818-6600

Síguenos en las redes sociales